Inicio

Historia

Sagrados Titulares

Estatutos

Sede

Cuaresma y Semana Santa

Imagineros

Junta Directiva

Banda de CC. y TT.

Inscripción

Noticias

Congreso Getsemaní 2013

Galería de Fotografías

Calendario

Especiales

Enlaces

Contacto

 

 

Monasterio del Corpus Christi

La Cofradía Penitencial de La Oración del Huerto y San Pascual Bailón se encuentra establecida canónicamente en el Monasterio del Corpus Christi, de Rvdas. MM. Dominicas, en el Arciprestazgo Barrios Centro, dentro del ámbito de la Parroquia de Santa María Magdalena.

En sus orígenes el Monasterio del Corpus Christi fue fundado por doña Ana de Boninseni en el año de 1545 en unas casas de su propiedad en la parroquia de San Lorenzo.

Al aumentar el número de religiosas se hizo necesario buscar nuevo lugar. Del primitivo asentamiento pasaron en primer lugar a Simancas para más tarde volver a Valladolid, al Pradillo de San Sebastián. Posteriormente se trasladan a la actual Acera de Recoletos, al convento que abandonan las religiosas de la comunidad de Descalzas Reales, ya que se mudaban a unos terrenos que las había cedido el Marqués de Villafranca, frente a la Chancillería; en la Acera de Recoletos permaneció el Convento del Corpus Christi hasta 1884.

Desde la ocupación de las tropas francesas hasta que vuelven a entrar en el Convento en 1876, pasarán por los Conventos Dominicos de San Felipe de La Penitencia y de Santa Catalina de Siena. Cuando vuelven a su convento, el edificio se encontraba en mal estado, así que por una Real Orden de 10 de febrero de 1883 se autoriza a las religiosas a venta del antiguo convento, del que se marchan el 4 de enero de 1884, residiendo desde entonces y hasta 1887 en el Convento de San Quirce y Santa Julita (Cistercienses).

Pablo Luis Redondo, maestro de obras, levanta los planos del nuevo edificio, ya en el Prado de la Magdalena, su ubicación actual. El 20 de abril de 1884 el arzobispo Don Benito Sanz y Forés bendice la primera piedra. El día 24 de mayo de 1887 entran en el nuevo convento, en el que aún queda por construir la iglesia. Dos años más tarde, el 18 de junio de 1889, se celebra la primera Eucaristía en la nueva iglesia.

El edificio que ocupan actualmente está construido en ladrillo prensado y  cerrado por una tapia en la parte delantera que lleva puertas con rejería. Posee huerto, jardín y  patio interior de dos alturas que sirve para la distribución de las distintas dependencias.

La Iglesia es de una sola nave, con planta de cruz latina, en el crucero muestra cúpula interior manifestándose al exterior en forma de cimborrio. La fachada de la iglesia es de un solo cuerpo con dobles pilastras, rematado por frontón con óculo.

En el interior de la iglesia, el presbiterio muestra coro bajo y sobre éste una tribuna para la Comunidad de Religiosas, presenta un retablo mayor neoclásico, imitando mármoles, con un medallón en el ático que muestra la enseña dominicana. En la hornacina central aparece la imagen de Nuestra Señora del Rosario, a los lados del retablo se disponen las imágenes de Santo Domingo de Guzmán y San José, ambas de madera policromada de mediados del siglo XVIII. En la entrada al presbiterio, sobre dos ménsulas las imágenes del Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María. En el crucero retablos simétricos de la segunda mitad del siglo XVIII, uno con la imagen de Santa Catalina de Siena, procedente del retablo mayor de su Monasterio homónimo vallisoletano, retablo que anteriormente había estado dedicado a  Nuestra Señora del Carmen y otro con la imagen de Nuestra Señora de La Asunción. Destaca en el lado de la Epístola la imagen de Cristo Crucificado, probablemente obra andaluza del primer cuarto del siglo XVII, dentro de un retablo barroco con arco trilobulado. Ya en el cuerpo de la iglesia, dos retablos idénticos con las imágenes de Santa Catalina de Siena y Santa Rosa de Lima.

 

* Los planos del Convento fueron publicados en: J.J. Martín González y Fco. Javier de la Plaza Santiago, Catálogo Monumental de la Provincia de Valladolid. Monumentos Religiosos de la Ciudad de Valladolid, Parte Segunda